5 motos míticas en la historia del cine

El cine ha lanzado a la fama a actores y actrices, coches, destinos turísticos, restaurantes, etc. Y cómo no iba a ser menos, el séptimo arte también ha popularizado algunas marcas y modelos de motos, bien por su relevancia en la película, la iconografía perpetrada o por sus características técnicas. Vamos a dar un repaso por la historia del cine y sus vehículos de dos ruedas.

Indiana Jones y la Última Cruzada (1989) – BMW R71 Con sidecar

Muchos recordarán de la tercera entrega de las aventuras de Indiana Jones la famosa persecución en moto con Indi y su padre (Sean Connery) tras robarle a los alemanes. Pues bien, ha sido catalogada (erróneamente) infinidad de veces como una BMW R75 Guerra ya que fue una moto muy utilizada durante la Segunda Guerra Mundial por los países del Eje y frecuentemente se adjuntaba un sidecar a este modelo, tal y como aparece en la película. En realidad, el exacto modelo de moto que aparece es una BMW R71. Un modelo un poco anterior y que, en su época, causó furor. Actualmente es una pieza muy valiosa de colección y nos gusta pensar que Indi tuvo algo que ver en ello. Es tan valiosa que los duplicados y falsificaciones son prácticamente imposibles de diferenciar de las auténticas, corriendo el rumor de que ya no existen números de bastidor suficientes para seguir duplicando esta belleza.

Oficial y Caballero (1982) – Triumph Bonneville T140

Película icónica de los años 80 y del cine romántico en la que un chico rebelde ingresa a una Escuela Militar de EEUU, cómo consigue cambiar de vida y cómo conoce a Paula, el amor de su vida. La moto en cuestión es regalo de su padre, una de las pocas cosas buenas que hace por él. A lo largo de la película, la Triumph Bonneville T140 aparece muchas veces ya que siempre lleva a su chica en ella. Esta moto es un modelo de los años 70 con 750 cc y muy versionada por Triumph tras el éxito de este modelo. Como curiosidad, Richard Gere se compró el mismo modelo de moto a mediados de los 70 con el primer cheque que recibió por su trabajo en una gira musical.

Pulp Fiction (1994) – Harley Davidson FXR Super Glide

Pulp Fiction es una película de culto y una de las obras maestras del cineasta Quentin Tarantino. En la película, Butch (Bruce Willis) aparece con una Harley Davidson FXR Super Glide customizada llamada ‘Grace’ que perteneció al fallecido Zed a recoger a su chica y huir del lugar. Es la escena ‘final’ de la película si la tomamos por orden cronológico y la Harley aparece varias veces en el film. Se crearon dos unidades idénticas y una fue robada nada más comenzar el rodaje, por lo que el resto del film fue rodado con una sola pieza pero se puede apreciar la diferencia si ponemos suficiente atención. Este modelo que se ha convertido en pieza de culto y fue subastado años después por 3,5 millones de dólares.

Vacaciones en Roma (1953) – Vespa 125

Esta película de 1953 fue la que abrió las puertas de Hollywood a Audrey Hepburn. En el film, Hepburn interpreta a una princesa rebelde que desea saber qué es el mundo fuera de palacio. Se escapa del recinto y pasa una noche y un día en Roma, donde conoce a un joven reportero que oculta su identidad y juntos recorren la ciudad en una Vespa 125.

Se trataba de un modelo de Vespa con 5 CV y 125cc, que podía alcanzar los 75 kilómetros por hora. Es un ejemplar que tenía un motor bocolo, tres marchas, faro en el manillar y que carecía retrovisores, algo muy habitual en aquella época. Rinaldo Piaggio encargó a su diseñador una moto fácil de manejar, cómoda y económica, y cuando la vio por primera vez exclamó: “Bello, mi sembra una vespa” (“Qué bonita, me recuerda a una avispa”). Y de ahí su nombre.

Kill Bill: Vol. 1 (2003) – Kawasaki ZZR 250

Otro clásico del maestro Tarantino junto a otra moto impresionante. En la primera entrega de Kill Bill, Uma Thurman conduce una Kawasaki ZZR 250 amarilla por las calles de Tokio buscando a una de sus contrincantes, O-Ren Ishii (Lucy Liu), cuyos escoltas circulan a lomos de varias Yamaha FZ400 Fazer. Como curiosidad, la vestimenta amarilla de La Mamba Negra está inspirada en la mítica vestimenta de Bruce Lee en la película Game Of Death.

Este modelo de moto es un icono de la cultura de finales de los 80 y principios de los 90 dentro de la cultura de carretera japonesa. La Kawasaki ZZR 250 dio paso a la creación de un movimiento que aún sigue vivo: «Winding Riding», que consiste en modificar las motos mecánicamente al límite para poder realizar peligrosos trayectos rurales en la menor cantidad de tiempo.

 

¿Cuál es tu favorita? ¿Te imaginas paseando en una famosa BWM en Madrid por ejemplo? ¡Cuenta con ello!

Comentarios

Sé el primero en comentar en “5 motos míticas en la historia del cine”